12 de enero de 2010

El camino de una vida.


Salí temprano, por la puerta, de la casa de mi corazón, comencé a andar para ver la Placita de la Inocencia y de la Ilusión y allí me pare a jugar un poco.
Al terminar mi juego me encontré a la derecha la calle del Primer amor, la seguí, pero que prontito que terminó, le seguí por la calle Amistades, pero en el tejado de la casa de la envidia me encontré a un gato negro desafiante me miraba el muy canalla con ojitos burlones, ¡¡¡que se creía que podía conmigo vamos!!!
El gato se llamaba miedo, y echamos una peleita pero le gané, así que seguí mi camino en busca de la casa de tu corazón.
Dejando de lado, a la izquierda, los callejones oscuros de la Pena, la Desilusión y la Rabia.
De frente me encontré a la anciana de la esperanza que me dijo por donde continuar hasta llegar a mi destino, digo de nuevo, la casa de tu corazón, y así seguí adelante, siempre me acompaño la música, las letras y mi poesía.
Cogí la cuesta del Trabajo, y allí di de bruces con la tan conocida envidia y con la puñetera mala ostia, y también con la amistad, y de la buena, pero los perritos del señor rencor no me dejaban tranquila, y el personaje sabelotodo me dijo que sabría arreglarlo, pero pase de él.
Estaba viendo de reojo la puerta de tu casita, así que me aligere y llame, no me abría nadie.
Al ratito se abrieron las ventanas y saliste sonriente, me dijiste ¡eh me gustas, niña quieres salir conmigo!, y conteste con un SI mayor que yo, pero aun no se abría la puerta de tu corazón, salias y entrabas, pero hasta un tiempo después no encontré la llave.
Así que volví a casa, pasando por otras rutas, seguía pasando por la calle da la Esperanza y la Ilusión, me seguía acechando el gato del miedo, pero yo intentaba correr mas que él. Pasé por la Avenida de la Amistad y me aleje un poco de mi ciudad, era una avenida grande, me llevo a las afueras, pero volvía cada fin de semana para verte. La amistad sigue ahí, pero la veo poco, la verdad.
Y un día, que abrí la puerta de tu corazón no me lo volviste a cerrar, hasta hoy y me instale en tu Palacio de la Felicidad, donde me encontré a un duende llamado Adrián que me dio el don de la maternidad.
El barrio de La Familia es donde me instale al final, contigo y allí viven papa, mama, los abuelos, los hermanos, los cuñados y cuñadas, los tíos, y tantos a los que amar, y algunos de los que cuidarse.
Acecho con cuidado al gato miedo, y a los callejones oscuros, a la placita de los puñales traperos por la espalda, que suele haberlos donde menos te lo esperas, pero cuando entro en nuestra casa me libero de todo ello.

5 comentarios:

Buscador dijo...

Es muy bonita tu descripción. De verdad que me ha encantado. Si quieres algún día escribimos algo juntos sin que falte InsolenZe.
Verás que cosas más bonitas nos salen.
Un saludo.

albertomejiav dijo...

Para mi que soy un viejo que todavía sueña, me es placentero leerte y cómo me gusta tu forma de escribir. De las cosas cotidianas se hace un arco iris de belleza que estimula nuestra vida.

●•• √эиuⓩ ••● dijo...

Que hermoso.. de verdad... que precioso escrito... me fascino tu metafora... y me hizo pensar.. si realmente.. alguien me abrió la puerta de su corazón... o si nada mas he estado asomandome desde la ventana...:(

Y te felicito.. por poder tener todo junto en el mismo lugar... no siempre es posible...

Al menos, creo que a mi no se me ha hecho posible...

Saluditos desde México!

Luis Javier Baena Gómez dijo...

Hermana que sepas que te envidio por todo lo que tienes, desde que estaba chiquitillo, sigo tus pasos y me va bien, espero encontrar yo también algún día un corazón con la puerta abierta, por ahora solo tengo ventanas, aunque he visto una casa que me gusta, ya te contaré, jajajaja

Full.Of.Beautiful.Mistakes dijo...

me encantoooooo !!!!
debo buscar esa llave y encontrar mi lugar ...

Nada ocurre por casualidad.

FAVORITO

CONCIENCIA CRÍTICA

espana123.com

Búsquedas locales en España